TRANSMUTACION DEL BARRO

María Victoria Florez

Proyecto de tesis de Artes plásticas en la UN realizado durante una pasantía con el programa PEAMA en la Sede Amazonia

Captura de pantalla 2018-06-19 a las 7.00.45 p.m.

 

Vasija de barro para la “Casa Hija”

Tuve la oportunidad de realizar mi trabajo de grado en la sede Amazonía de la Universidad Nacional de Colombia este semestre. Allí encontré cosas inimaginables. Una de ellas fue la cátedra IMANI “La lengua es espíritu”. En ella se alojaban oportunidades para todos. Para los grupos étnicos que se presentaron en cada sesión (dando a conocer muchos elementos de sus cosmovisiones y culturas) como para los estudiantes (personas de todas las razas y edades posibles). Había paisanos indígenas de la Amazonia, había mestizas como yo, había europeos etc. Siempre contábamos con la presencia de niños y abuelos. Este espacio multicultural fue sin duda alguna una experiencia nueva para mí. Pensar en una clase de la universidad compartida con tantas personas diferentes no solo en edad sino en culturas me hace pensar que la diversidad puede ser un espacio, un momento, una experiencia. Y que el conocimiento no sólo es teórico, es práctico. Que la palabra escuchada puede sustituir a la leída y quedar bien sembrada en el corazón antes que en el cerebro.

A partir de algunos encuentros en la “Casa Hija”, quise poder aportar algo a ese lugar. Lugar que me acogió durante este semestre donde he podido escuchar muchas palabras de hombres y mujeres que tal vez no escriben ni leen, pero que son portadores de conocimientos muy importantes de este lugar. De la selva, del río, del alimento, del canto, de las plantas y animales. De la familia. Del ser humano mismo. Del buen vivir.

 

Captura de pantalla 2018-06-19 a las 7.00.37 p.m.

Por esta razón vinculé mi tesis de grado a la “Casa Hija”. Así que cuando realicé mi trabajo de campo con unas abuelas ceramistas; quise elaborar una gran vasija de barro. En ella se serviría masato, cagüana o agua. Cualquier líquido dador de vida, de alimento. Palabra de mujer. La cerámica es oficio de mujer aquí. Y la vasija es un pago en realidad. Una entrega que le hago a ese lugar. En retribución del conocimiento que haya obtenido durante este tiempo que viví aquí. Un agradecer. Un aporte, desde mi hacer, para seguir nutriendo una pequeña maloca multicultural que hay en la sede Amazonía de la Universidad Nacional de Colombia.

Con ayuda de abuelas tikuna, fuimos en busca del barro, de la corteza de árbol que posteriormente transformamos en ceniza con la que se mezcla. Amasamos la arcilla, luego empezamos a darle el cuerpo. Así nació la vasija de barro, la brillamos bien bonita entre todos los miembros de la familia donde me alojé en mi experiencia en campo. La quemamos con una abuela y alguien muy especial que me visitó. Cortamos leña, la partimos, nos salieron ampollas pero había que hacer el trabajo completo. Tiene un gran valor simbólico para mí y para los que puedan sentirlo. Podría bien llevarla a Bogotá, exhibirla o hasta venderla. Pero no me interesa. Sé que debe permanecer en la “Casa Hija”. Como evidencia. Como recuerdo. De la presencia del espíritu que la habita.

Por: María Victoria Flórez V. 13/06/2018

 

Captura de pantalla 2018-06-14 a las 9.05.34 a.m.

 

Captura de pantalla 2018-06-14 a las 9.05.27 a.m.

 

Anuncios

One response to “TRANSMUTACION DEL BARRO

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s