Presentación

lengua coca REDLA LENGUA ES ESPIRITU

Cátedra Imani de lenguas indígenas

La Cátedra de lenguas nativas es un espacio de encuentro entre indígenas, investigadores, estudiantes universitarios, y docentes; los funcionarios públicos de las entidades territoriales y los gestores culturales y lingüísticos también son invitados.

El fundamento teórico y metodológico de la Cátedra parte de concebir las lenguas nativas como espíritu y vida, y no solo como gramática o códigos de comunicación. Está pensada como un espacio de encuentros socio-culturales, de escuchar muchas voces, de aprendizajes mutuos, de intercambio de saberes y sus desdoblamientos metodológicos en instrumentos que existen en las culturas vivas: rafue, Madre Tierra, canto, danza, alimentos. Quiere servir como punto de encuentro para animar los esfuerzos de revitalización lingüística y compartir experiencias de otras partes del país y de países vecinos.

Nuestra idea, además, se inspira en el espíritu del Artículo 10 de la Constitución Política de Colombia y su desarrollo en la Ley 1381/10 (“Ley de Lenguas”). Pensamos que es pertinente evaluar su proyección en diversos espacios con el fin de potenciarla, muy particularmente en los principios de preservación, salvaguarda y fortalecimiento de las lenguas nativas. Nos preguntamos sobre los avances en las obligaciones que las instituciones del Estado, las universidades públicas deberían asumir en este respectos.

Objetivos

La Cátedra busca cumplir dos objetivos principales: Es un espacio de visibilización, valoración y exposición al espíritu de las lenguas y culturas nativas que son habladas y vividas en la región trifronteriza y en otras regiones; y es un seminario de postgrado que permite abordar problemáticas lingüísticas, históricas, pedagógicas, antropológicas, políticas y otros a partir de las lenguas nativas.

Metodología

De esos propósitos nace la estrategia metodológica de la Cátedra que se plantea como un entretejido entre experiencias y preguntas. Las preguntas provienen más del modo de pensar desde la academia y se plantean como relaciones (lengua e identidad, lengua y tejido, lengua y territorio, etc.); estas preguntas son entretejidas y alimentadas con experiencias que combinan espíritu, práctica, discurso, escritura, lectura, alimentos, danza y canto. La última pregunta buscar entrever la relación entre lengua y universidad y más allá la relación entre lengua y territorio y se entreteje con el ritual (danza y canto) que es el punto central de nuestra metodología. El plan de sesiones (abajo) ilustra la trama y urdimbre del tejido metodológico:

Nuestra metodología busca explorar y consolidar una vía alternativa y complementaria a la dinámica académica, basándonos en los principios que son centrales al espíritu y pensamiento de los pueblos originarios: la lengua y el alimento, ampliar los conocimientos a lo verbal y lo corporal; incorporar conversaciones con acciones; pasar del énfasis en lo gramatical a lo experiencial y socio-cultural. Una cita atribuida a Silvia Rivera Cusicanqui, en sus cursos de lengua Aymara, nos da una guía: “Aunque aprendas poco, se te abre el coco”, y que el grupo Curuinsi (de jóvenes indígenas en la ciudad de Iquitos) reelaboró como “Rompecocos y abrecorazones”.

Imagen: Bastardilla, 2018.

Anuncios